Colombia

Una desaparición misteriosa, la pérdida de un dinero, un Kaiser alemán, la Realeza Británica, una medalla internacional de Honor y un prominente bigote: no se trata del epílogo de una obra inédita, sino de la historia del origen de una de las compañías de enseñanza de idiomas con mayor trayectoria del mundo.

Maximilian Berlitz

David Berlitzheimer nació en 1852. Nacido en Württemberg e hijo de padres judíos, David y su hermana quedaron huérfanos a una temprana edad. Ambos fueron acogidos y criados por una familia de educadores en el área de la Selva Negra alemana.

En su adolescencia, y tras pasar tres años en Francia como aprendiz de relojero, Berlitzheimer migró a los Estados Unidos, en donde, por razones desconocidas, acortó su apellido y cambió su nombre a Maximilian Delphinius Berlitz. En este país, el inmigrante políglota consiguió empleo como profesor de francés y alemán en la Universidad Politécnica Warner, ubicada en Rhode Island.

Sin embargo, no fue fácil para Berlitz arrancar desde este punto. En 1878, el dueño de la escuela desapareció llevándose consigo todo el dinero de las matrículas de los estudiantes. En esta difícil situación, Maximilian asumió el control y la continuidad de la universidad.

Parece ser que de forma involuntaria, Maximilian Berlitz inventó la forma primaria del mundialmente reconocido Método Berlitz, cuando contrató a un profesor de francés, al cual no conocía sino por correspondencia, y del cual descubrió a su llegada a Rhode Island que no hablaba nada de inglés. 

Sin embargo, escuchar a un profesor que solo hablaba francés, motivó más a los estudiantes a practicar el idioma y lograba que lo aprendieran mucho más rápido en comparación con el método tradicional de lecciones traducidas y uso ocasional de frases en el idioma objetivo.

Berlitz usó esta experiencia para desarrollar el Método Berlitz, según el cual el idioma objetivo se habla desde el primer día de clases. 

El éxito fue rotundo y Berlitz abrió una segunda escuela en Boston en 1880, seguidas por otras en New York y Washington D.C.  Posteriormente, estableció escuelas en todo Estados Unidos y en muchos países extranjeros. 

Entre 1880 y 1900 además empezó a desarrollar sus ideas en un método sistemático que presentó durante la Feria Mundial en París en el año 1900. 

Maximilian Berlitz empezó a figurar en los principales titulares de la época cuando empezó a enseñar inglés al Kiaser alemán Wilhem II.  Aunque el Kaiser era hijo de la princesa Victoria de Inglaterra, se presume que él y su madre mantenían una relación disfuncional que posiblemente desencadenó en el desprecio del Kaiser por el país de origen de su madre. 

Sin embargo, la fama del lingüista Berlitz continuó extendiéndose al punto que fue condecorado con la Medalla de Honor del Rey de España y del Gobierno francés, entre otros reconocimientos.

Cuando inició la I Guerra Mundial en el año de 1914, existían ya 200 escuelas de Berlitz en todo el mundo. Maximilian Berlitz murió 7 años después dejando un legado inconmensurable. 

Hoy, con más de 137 años de experiencia en la enseñanza de idiomas, existen más de 550 escuelas en más de 75 países del mundo. Desde entonces, Berlitz trabaja de cerca con personas y empresas para prepararlos exitosamente para una comunicación efectiva en cualquier idioma.

Mucho ha cambiado desde que Maximilian dejó a un profesor francés que no hablaba inglés a cargo de una clase de principiantes, pero el Método, aunque refinado, permanece relativamente igual. 

 

 


Puede interesarte:

Cursos de inglés para niños

Cursos de inglés intensivos